201. El storytelling puede transformar tu negocio

easypodcast
easypodcast
201. El storytelling puede transformar tu negocio
Loading
/

El storytelling puede transformar tu negocio

¿Te gustan las historias? Seguro que sí. Todos disfrutamos de escuchar o leer una buena historia que nos emocione, nos inspire o nos enseñe algo. Las historias tienen el poder de conectar con nuestro cerebro y nuestro corazón, de hacernos sentir parte de algo más grande y de motivarnos a actuar.

Pero las historias no solo son para el entretenimiento. También son una herramienta muy poderosa para el marketing, la comunicación y el liderazgo. ¿Sabes por qué? Porque las historias nos ayudan a transmitir nuestro mensaje de una forma más clara, más memorable y más persuasiva. Y eso es lo que se conoce como storytelling.

¿Qué es el storytelling?

El storytelling es el arte de contar historias con un propósito. Se trata de usar las técnicas narrativas para crear una conexión emocional con tu audiencia, ya sea un cliente, un empleado, un inversor o un seguidor. El storytelling te permite comunicar tu valor, tu visión y tu misión de una forma que genere confianza, credibilidad y lealtad.

El storytelling no es algo nuevo. De hecho, es una de las formas más antiguas de comunicación humana. Desde que existimos, hemos usado las historias para compartir conocimientos, experiencias y valores. Las historias nos han ayudado a sobrevivir, a aprender y a evolucionar.

Pero el storytelling ha cobrado una nueva relevancia en la era digital, donde la información es abundante y la atención es escasa. Hoy en día, los consumidores están saturados de mensajes publicitarios, de datos y de opciones. Por eso, para destacar y diferenciarte, necesitas ofrecer algo más que un producto o un servicio. Necesitas ofrecer una historia que les haga sentir algo, que les haga identificarse con tu marca y que les haga querer formar parte de tu comunidad.

¿Por qué el storytelling es tan efectivo?

El storytelling es tan efectivo porque aprovecha la forma en que funciona nuestro cerebro. Cuando escuchamos o leemos una historia, nuestro cerebro se activa de una forma diferente que cuando recibimos información pura y dura. En lugar de procesar datos de forma racional y lógica, nuestro cerebro se involucra de forma emocional y sensorial.

Esto tiene varias ventajas:

  • Facilita la comprensión: las historias nos ayudan a entender conceptos complejos o abstractos, al ponerlos en un contexto y darles un significado. Por ejemplo, es más fácil entender qué es el cambio climático si nos cuentan una historia sobre cómo afecta a la vida de las personas y de los animales, que si nos dan una serie de cifras y gráficos.
  • Mejora la memoria: las historias nos ayudan a recordar la información, al crear una estructura y una secuencia que facilitan el almacenamiento y la recuperación. Por ejemplo, es más fácil recordar el nombre y la historia de una persona que nos ha impactado, que una lista de datos personales sin conexión.
  • Genera empatía: las historias nos ayudan a conectar con los sentimientos y las motivaciones de los personajes, al ponernos en su lugar y vivir sus experiencias. Por ejemplo, es más fácil sentir simpatía por una marca que nos cuenta su origen y sus valores, que por una que solo nos habla de sus características y beneficios.
  • Influye en la conducta: las historias nos ayudan a tomar decisiones, al provocar una reacción emocional que nos impulse a la acción. Por ejemplo, es más fácil comprar un producto o un servicio que nos cuenta cómo puede mejorar nuestra vida, que uno que solo nos da argumentos racionales y lógicos.

¿Cómo aplicar el storytelling en tu negocio?

El storytelling se puede aplicar en diferentes ámbitos de tu negocio, desde el marketing hasta la comunicación interna, pasando por el liderazgo o la innovación. Aquí tienes algunos consejos para usar el storytelling de forma efectiva:

  • Define tu objetivo: antes de crear tu historia, debes tener claro qué quieres conseguir con ella. ¿Quieres informar, educar, entretener, inspirar o persuadir? ¿A quién te diriges y qué necesidades o deseos tiene? ¿Qué acción quieres que tome después de escuchar o leer tu historia?
  • Elige tu formato: dependiendo de tu objetivo, de tu audiencia y de tu canal, puedes elegir el formato más adecuado para contar tu historia. Puede ser un texto, un audio, un vídeo, una imagen, una presentación o una combinación de varios. Lo importante es que el formato sea coherente con el contenido y el contexto.
  • Sigue una estructura: toda historia tiene una estructura básica que se compone de tres partes: introducción, nudo y desenlace. En la introducción, presentas a los personajes, el escenario y el conflicto. En el nudo, desarrollas el conflicto y muestras cómo los personajes lo afrontan. En el desenlace, resuelves el conflicto y muestras las consecuencias. Esta estructura te ayuda a crear un hilo conductor y a mantener el interés de tu audiencia.
  • Crea un personaje principal: el personaje principal es el protagonista de tu historia, el que vive el conflicto y el que genera la empatía. Puede ser una persona real o ficticia, pero debe ser alguien con quien tu audiencia se pueda identificar. Para crear un personaje principal, debes darle un nombre, una personalidad, una apariencia, una motivación y un objetivo. También debes mostrar sus fortalezas y sus debilidades, sus éxitos y sus fracasos, sus emociones y sus pensamientos.
  • Incluye un antagonista: el antagonista es el que se opone al personaje principal, el que le plantea el conflicto y el que le hace crecer. Puede ser una persona, una situación, un obstáculo o una idea. Lo importante es que represente un reto o un problema para el personaje principal, que le obligue a salir de su zona de confort y que le haga enfrentarse a sus miedos o a sus dudas.
  • Usa el lenguaje adecuado: el lenguaje que uses para contar tu historia debe ser acorde con tu objetivo, tu audiencia y tu canal. Debes usar un tono, un estilo y un vocabulario que se adapten a tu mensaje y a tu medio. También debes usar recursos literarios como las metáforas, las comparaciones, las anécdotas, las citas o las preguntas, que te ayuden a crear imágenes, a generar curiosidad y a provocar emociones.
  • Añade un elemento sorpresa: el elemento sorpresa es lo que hace que tu historia sea diferente, original y memorable. Se trata de incluir un giro, un detalle, una revelación o una moraleja que rompa las expectativas de tu audiencia, que le haga reflexionar o que le haga sentir algo. El elemento sorpresa debe estar relacionado con el conflicto y con el desenlace, y debe aportar valor a tu historia.
  • Termina con un llamado a la acción: el llamado a la acción es lo que quieres que tu audiencia haga después de escuchar o leer tu historia. Puede ser comprar tu producto o servicio, suscribirse a tu newsletter, seguirte en las redes sociales, contactarte para más información o simplemente compartir tu historia con otros. El llamado a la acción debe ser claro, específico y fácil de realizar, y debe estar vinculado con el beneficio o la solución que ofreces.

Ejemplos de storytelling en el marketing

Para que veas cómo se aplica el storytelling en el marketing, te voy a mostrar algunos ejemplos de marcas que han usado esta técnica para conectar con sus clientes y diferenciarse de su competencia.

Apple: Apple es una de las marcas que mejor sabe usar el storytelling para transmitir su valor y su visión. Uno de sus anuncios más famosos es el de “Think Different”, donde muestra imágenes de personas que han cambiado el mundo con su creatividad y su innovación, como Martin Luther King, Albert Einstein o Muhammad Ali. Con este anuncio, Apple no solo vende sus productos, sino que vende una filosofía de vida, una forma de pensar diferente y de desafiar el status quo.

Nike: Nike es otra marca que usa el storytelling para inspirar y motivar a sus clientes. Uno de sus anuncios más recientes es el de “You Can’t Stop Us”, donde muestra imágenes de deportistas de diferentes disciplinas, razas, géneros y edades, superando los obstáculos y los desafíos que se les presentan. Con este anuncio, Nike no solo vende sus zapatillas, sino que vende una actitud, una forma de superarse y de no rendirse.

Coca-Cola: Coca-Cola es otra marca que usa el storytelling para generar emociones y crear una comunidad. Uno de sus anuncios más emotivos es el de “The Last Customer”, donde muestra cómo un empleado de un supermercado recibe una sorpresa de sus compañeros y de sus clientes habituales. Con este anuncio, Coca-Cola no solo vende su bebida, sino que vende un sentimiento, una forma de celebrar y de agradecer.

Airbnb: Airbnb es una marca que usa el storytelling para mostrar su valor y su misión. Uno de sus anuncios más impactantes es el de “We Accept”, donde muestra imágenes de personas de diferentes culturas, religiones y orientaciones sexuales, acompañadas de un mensaje de tolerancia y de diversidad. Con este anuncio, Airbnb no solo vende su plataforma, sino que vende una experiencia, una forma de viajar y de conocer el mundo.

¿Cómo puedes aprender a usar el storytelling en tu negocio?

Si quieres aprender a usar el storytelling en tu negocio, hay varias formas de hacerlo. Una de ellas es escuchar o leer las historias de otras marcas o personas que te inspiren, y analizar cómo las han creado, qué elementos han usado y qué efecto han logrado. Otra forma es practicar el storytelling con tu propia historia, contando quién eres, qué haces, por qué lo haces y cómo lo haces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?